10 febrero 2009

Broches

Los broches se consiguen en su forma regular, con orificios de costura, remachados y en cinta.
Los broches con orificios son adecuados para las zonas de poca presión, como el escote o la cintura, para sostener la orilla de la vista plana cuando se utilizan botones, en la cintura de las blusas, o en el extremo puntiagudo de una pretina abrochada con corchete y presilla. Estos cierres están formados por dos partes: un macho y una hembra. Elija un tamaño lo suficientemente fuerte para ser seguro pero no muy grueso para la tela.

Los broches remachados se aplican con un remachador especial o con un martillo. Tienen mayor poder de sostén que los broches con orificios y se notan por el derecho de la tela. Los broches remachados pueden reemplazar el botón y el ojal en la ropa deportiva.

Cómo Aplicar los Broches con Orificios

1) Sitúe el macho del broche por el revés de la sección superior, a 3 - 6 mm (1/8” a 1/4”) de la orilla para que no se note por el derecho. Cosa a través de cada orificio utilizando una sola hebra de hilo. Pespuntee a través de la vista y la entretela sin atravesar por el derecho de la prenda. Asegure el hilo con dos puntadas pequeñas.


2) Marque la posición de la hembra del broche por el derecho de la sección inferior. Use uno de los siguientes métodos: Si existe un orificio en el centro del macho, introduzca un alfiler por el derecho a través del orificio y dentro de la sección inferior. Si no hay un orificio en el macho, frote con jaboncillo de sastre la púa y oprima con firmeza en la sección inferior.



3) Sitúe el centro de la hembra sobre la marca. Cosa en su lugar como se hizo con el macho, con la excepción de que puede coser a través de todas las capas de tela.