16 mayo 2011

A FALTA DE PLANCHA...

...BUENA ES UNA OLLA.
La plancha no es precisamente uno de los inventos que yo aprecie mucho para uso en mi hogar (cosa muy diferente sí para mi profesión...jijijiji).  Y con este asunto de la mudanza pues ha sido el artefacto que ha quedado relegado a "después lo compramos".

Pero, al comienzo de las clases le compré a la niña la blusa de la escuela y parecía que estuvo guardada por años, arrugas por por todas partes, sin nada más que una olla y una super cocina que no ahúma, puse manos a la obra, verifiqué que el lado expuesto a la llama estaba bien limpio y sin nada de grasa, dejé que se calentara por 5 minutos y fui alisando la blusa y la bata de vichy.







Lamentarse por no tener lo que necesitamos es agobiante para uno mismo y para los que nos rodean, ser ingeniosos, creativos y tratar de sobrellevar el asunto con la cabeza en alto es lo más importante.  No esperes que la plancha te caiga del cielo, levántate y busca hasta que la puedas encontrar y mientras tanto ingéniatelas para no morir en el intento.