22 marzo 2016

María y sus Telas Divinas

Siempre crecí entre costuras, hilos y botones. Mi abuela, mi madre y mi tía eran modistas. Incluso tenían academia, donde muchas jóvenes iban a aprender y a obtener el título de modista. Mis abuelos, españoles, tuvieron que emigrar a Cuba en 1922, en busca de una vida mejor, como tantas personas en aquellos años. Mi abuela había aprendido a coser ella sola, dada la necesidad que tuvo al verse en Guantánamo (Cuba) con dos niñas pequeñas y pocos medios.


Allí nacieron mi madre y mi tía, y cuando tenían 15 y 17 años respectivamente, regresaron a España, donde abrieron una academia de corte y confección después de obtener el título. Y entre telas, retales y costuras, y con la música de fondo del traqueteo de las antiguas máquinas de coser, nací yo.

Mi nombre Maria Cisneros, española y mi Blog Telas Divinas

La pasión por la costura 

¿Cómo y cuándo empieza tu vocación por la costura? 

Mi madre dominaba el arte de la costura de forma espectacular. Tenía un cuadernillo donde dibujaba mil diseños e ideas que luego plasmaba directamente sobre la tela, sin hacer patrones previos. Con la idea en la cabeza y el metro y la tela en la mano, dibujaba con jaboncillo directamente sobre la tela. Y a cortar... Hacía vestidos de novia y de alta costura...incluso llegó a realizar algunos trabajos y bordados para el gran diseñador Balenciaga.

Tuve la infancia más bonita del mundo, mientras mi abuela me ponía la merienda entre grupos de señoras presurosas de acabar sus vestidos para estrenar el Domingo de Ramos. Era un tiempo de mucho trabajo, de coser de sol a sol, simplemente para sacar a la famila adelante. Pero con mucho amor.

Y por entonces yo cogía algunos retales, los planchaba con mis manos y los ponía sobre mis muñecas con la intención de hacerles vestidos a medida. Yo también quería ser modista.

Mi padre tenía una tienda de bicicletas y a mi me gustaba ir por allí algunas tardes. Un día, en la trastienda, descubrí un antiguo baúl que mi abuela había traído de Cuba. Era metálico, estaba decorado y un poco ajado por el tiempo. Dentro había antiguos retales, hilos, una bolsa de tela llena de botones, algunas fotos antiguas y un cuadernillo lleno de despedidas nostálgicas de las amigas de mi madre y de mi tia. Preciosas caligrafías y tristes despedidas para siempre, porque así fue, no volvieron a verse nunca más. A mi me encantaba jugar y disfrazarme con aquellas telas...

Fui creciendo, cursé la carrera de Filosofía en la Universidad de Salamanca y la costura quedó a un lado. Durante varios años, estuve dando clase de Filosofía en algunos institutos, combinando la docencia con el mundo empresarial.

Pero como mi pasión era el mundo de la empresa, decidí dejar las clases y me dediqué de lleno al diseño y fabricación de complementos de mujer donde floreció de nuevo el amor por la costura y las telas, que había quedado dormido durante mis años de adolescencia y juventud... Después de varios años combinando el mundo de los complementos, con la decoración y el mobiliario...abrí la tienda online de Telas Divinas.

Al final, al mirar atrás, los puntos se unen, como decía Steve Jobs, y aquello que en determinado momento de tu vida no te parece demasiado relevante, resulta ser un gran pilar más adelante, con el paso del tiempo.

¿Compartes con alguien de tu familia esta afición por las telas y labores? 

Si, con mi abuela Lucía, fallecida ya hace 20 años, con mi tía y con mi madre, que aunque son mayores, 86 y 84 años respectivamente, les siguen brillando los ojos cuando hablan de costura, moda y talleres. Son muy felices de saber que yo, de alguna manera, he continuado vinculada con aquel mundo creativo que las hizo soñar.

En la historia que nos cuentas en tu blog, mencionas un Baúl que trae tu familia desde Cuba, yo creo que todas fantaseamos con poder encontrar un tesoro como ese.

¿De las cosas que encontraste en él conservas aún algo? 

Si, conservo casi todo... el propio baúl, la bolsa de tela con botones antiguos, cartas, fotos antiguas, visados, pasaportes, el cuadernillo manuscrito con despedidas, algunas telas y algunos atados de hilos... Un tesoro que me encanta mirar de vez en cuando, pero que a la vez me hace daño, me da tristeza recordar todo lo que esconde... Es la vida.


Ese mismo baúl es hoy el logotipo de Telas Divinas.

¿Qué tipos de labores relacionadas con las costura te gusta hacer? 

Me gusta casi todo, pero especialmente los complementos, bolsos, bufandas, cuellos... También me encanta customizar ropa, camisetas... cosiendo apliques, cintas, botones...incluso pintando a mano algunos motivos también.

¿Te has animado en algún momento hacer alguna prenda de vestir para ti o alguien más? 

La primera prenda que me hice fue cuando tenía unos 20 años, una falda de lino azul marino con una pequeña abertura atrás. También me hice algún vestido sencillo, varias blusas...labores siempre supervisadas por las maestras que tenía en casa. 

Hace unos años, cuando mi hijo era pequeño, también le hice algunos pantalones, bombachos. Lo que más me cuesta es cortar, sobre todo por el miedo que me da equivocarme y estropear la tela.

La era del comercio electrónico y tecnologías 

Recuerdo cuando era adolescente vivía en una zona rural, dos días al mes iba a casa de mi bisabuela un señor al que ella llamaba con cariño “el turco de las telas” venía cargando dos maleta antiguas de cuero repletas de cortes de telas importadas, en la capital y grandes ciudades existían grandes almacenes, hoy en día podemos ver las tiendas desde nuestra casa a través de la Internet ¿Qué te animó a crear tu tienda online de Telas Divinas? 

Me animé a abrir la tienda online de Telas Divinas porque al diseñar y fabricar complementos de mujer que vendía a tiendas de toda España, en Ifema, Feria de Madrid, estaba a diario en contacto con telas maravillosas que traía de mil países del mundo, y las propias clientas de mis complementos, me preguntaban si les vendía metros de tela para poder hacerse ropa con ellas. Les encantaban porque eran diferentes a las que encontraban en las tiendas tradicionales de tejidos. Y ahí me lo planteé y me lancé a ello. Y así nació la tienda online deTelas Divinas. 

Tienes tu tienda de Telas Divinas online y también un Blog de labores ¿has tenido que aprender sobre comercio electrónico y tecnologías, te ha llegado abrumar, y cómo van las cosas esto se vuelve cada día más complejo, seguirás dispuesta a aprender y evolucionar con tu tienda? 

Si, he tenido que aprender y ponerme al día sobre las nuevas tecnologías. Tengo empresa desde hace más de 20 años y el mundo de internet nos abre un montón de puertas, pero hay que actualizarse y aprender para poder estar al día con los avances que este medio te va demandando.

Me encanta el mundo del marketing. Hace unos años hice un master para poder atender de forma eficiente mi propia empresa, y como conozco desde dentro el mundo de la importación, exportación, la franquicia, la venta mayorista y minorista..., desde hace dos años, me llaman para dar charlas, conferencias, cursos de formación a empresas... Con lo cual se me ha abierto un nuevo nicho de mercado con el que inicialmente no contaba, una oportunidad y modelo de negocio que combino con Telas Divinas.

Me encanta compartir todo lo que he ido aprendiendo a base de idas y venidas, de aciertos y errores... Además en los cursos, aprendo mucho de lo que comparten conmigo las personas que asisten, es un placer. Las sinergias que se establecen son muy enriquecedoras. Me encanta aprender.

En Latinoamérica no es tan común la comercialización de telas a través de Internet, quizás por falta de experiencia en el comercio electrónico, costos y logísticas de envío complicadas y poco confiables ¿En Europa resulta más fácil este tipo de emprendimientos? 

En Europa también comenzó siendo difícil, pero poco a poco como las logísticas van mejorando, los gastos de transporte se van ajustando y reduciendo, y van apareciendo mecanismos para generar confianza... va resultando cada vez más fácil. En España, todavía hay mucha gente que desconfía del mundo online, pero poco a poco va creciendo esa confianza y nos vamos adaptando a los nuevos tiempos. Tiempos en los que los consumidores han cambiado y por tanto las empresas también tenemos que cambiar y adaptarnos a la nueva era. Yo creo que estamos asistiendo a un cambio de era, marcado en gran medida por las nuevas tecnologías, un cambio semejante a lo que fueron los pasos de la edad media a la moderna o de la edad moderna a la edad comtemporánea.

Pero la piedra filosofal, es la confianza. Conseguir que la gente confíe en ti es la clave. Detrás de nuestra pantalla del ordenador hay personas, personas como tu y como yo, que tienen sus miedos, sus emociones... El objetivo es conectar con la “persona” y generarle confianza. Que vea que también hay personas detrás de nuestra tienda online.

Curioseando tu tienda noto que te especializas en telas con estampados temáticos algo osados para confeccionar ropa, a ¿quién va dirigido tu producto? 

Me encanta viajar, y siempre traigo telas de mis viajes. Telas novedosas, originales, divertidas...con unos estampados y diseños especiales y diferentes. Intento salirme de las típicas telas de siempre y ofrecer alternativas diferentes a un público que demanda productos de diseño, telas de autor.

La mayoría de nuestras telas son de algodón 100% por lo que son perfectas para bebés, para niños, y también para mujer.


Mi producto va dirigido a mamás que hacen ropa para ellas y para sus niños, a modistas que tienen pequeños talleres, a diseñadores que diseñan y fabrican sus pequeñas colecciones de ropa y complementos, a pequeñas cadenas de tiendas que confeccionan ropa para vender en sus establecimientos, a tapiceros y a personas que quieren decorar y forrar muebles con telas, y ahora, también hemos empezado a vender a tiendas de tejidos, dado que también tenemos precios de mayorista.

¿Además de tu tienda online, cuentas con una sede física? 

No, no tengo tienda física. Solo tengo tienda online. Fisicamente solo tenemos un almacén desde donde servimos la mercancía.

En cuáles redes sociales podemos encontrar a Telas Divinas 

Estamos presentes en casi todas las redes sociales

Facebook
Twitter
Instagram
Pinterest
Google Plus
YouTube



Ha sido un placer compartir tiempo y recuerdos contigo y con todos los seguidores. Siempre es bonito asomarse a un pasado que sigue oliendo a Cuba, a pesar de que nunca he estado allí. Tengo muchas ganas de ir.

Muchísimas gracias por todo. Un abrazo muy grande.

Gracias a ti María y éxito en tu empresa