16 julio 2016

Marcas se lanzan a crear sus Blogs

Hemos visto desde hace algún tiempo un torbellino de información y noticias sobre la importancia del Blog para una empresa, quizás alguna agencia de noticias encendió el tema y todos salen presurosos a dar las 10 claves para la alianza perfecta.

Leer con detenimiento este bombardeo de información hace pensar que si su empresa no tiene un blog estará condenada al fracaso o que por el contrario tener un blog multiplicará sus ventas hasta la estratosfera.  Alguien dijo por allí "si lo está haciendo y vendiendo bien, no lo cambie"

Lo normal era que nosotros los blogueros tratáramos de contactarnos con empresas relacionadas a nuestras temáticas ofreciendo nuestros espacios para publicar, gestionar contenido mutuamente y hasta ofrecer un banner gratis de sus empresas en nuestros blogs para fomentar algún tipo de alianza.


Apresurados entonces, acuden hoy día, a sus departamentos de marketing con mucho estudios y experiencia en el mundo real pero que muy probablemente no tienen ni la menor idea de qué es y cómo funciona una bitácora en Internet.

Peor aún, cuando éstas han contratado una agencia externa que gestionan cuentas de diferentes empresas como vehículos, inmuebles, anteojos por igual y poco conocen en el fondo el espíritu de cada una de ellas.

Un blog es una bitácora un diario íntimo de quien lo crea, y es íntimo porque solo alguien que sienta pasión por lo que hace puede convertir esa energía en información para otras personas que al igual que él siente esa misma pasión por el producto de su empresa.

Alcanzar un respetable número de seguidores en redes sociales y mantener el interés de esos seguidores en el tiempo, no es un trabajo que se puede hacer a destajo o cuando disponga de un ratito o pagando publicidad, al igual que una empresa requiere de todo un proceso desde crear el producto, gestionar su distribución y estudiar el mercado para llevar este producto al potencial consumidor.


Ahora, como dice el refrán, más vale tarde que nunca o camarón que se duerme se lo lleva la corriente. Las empresas han comenzado apenas a calentar motores para ver cómo se van a lanzar a esta aventura y enfrentar el reto de tener que lograr un alcance que muchos y buenos blogueros ya han alcanzado.

Viene entonces este boom de las colaboraciones, que hasta estos días son cotidianas entre blogueras con empresas de indumentaria y cosméticos o blogueros con empresas de video juegos, ahora se expande hacia empresas de los más variados rubros.

Y nos preguntamos ¿Qué fue primero el huevo o la gallina? ¿Puede una marca crear alianzas con bloggers prestigiosos? ¿Qué beneficios tiene para un blogger aliarse a una marca? ¿Cómo están haciendo las marcas para crear estas alianzas o colaboraciones?

Particularmente pienso que para ambas partes esto, en ocasiones, podría convertirse en frágiles castillos de arenas, según la expectativa que cada uno tenga de dicha alianza o colaboración. Desconozco si existe hoy día alguna marca reconocida que concrete sus ventas en redes sociales, yo creo que no, por lo que muy errado sería pensar que un blog aumentará las ventas de alguna empresa considerablemente.

Es bien sabido que un blog que se precie de bueno, debe tener acumulado un contenido en cantidad y calidad respetable, y aunque existen excepciones de blogs que en poco tiempo han logrado el éxito del alcance de público y hasta financiero, esa no es precisamente la norma para la mayoría. Por lo que darse a la tarea de crear estos contenidos puede tardar un buen tiempo y quizás muera en el intento.

¿Entonces qué caso tiene crear un blog? Bueno, la fidelización de un público interesado en el contenido de ese blog implica que esa información llegará a un público que de formas convencionales nunca podría captar ¿que eso se convierta o no en una venta? es allí donde tendrá que entrar en acción y hacer lo que mejor sabe hacer ¡vender! Además de ofrecer un espacio más íntimo para que ese público pueda entender, creer o interesarse en su producto y empresa.

Tanto o más importancia también tienen un papel fundamental las redes sociales Facebook, Instagram, Twitter que en poco tiempo se han convertido o quizás deberíamos decir han sustituido las tarjetas de presentación de las empresas. Particularmente cuando busco información de una empresa lo primero que busco en su página web es un enlace a su fanpage si no tiene la voy dejando para verla después. 


Si por el contrario tiene páginas en una o varias redes las investigo todas para observar la frecuencia de sus publicaciones, de qué habla, el nivel de satisfacción de sus seguidores en sus comentarios; y si no veo mucha acción allí también voy perdiendo el interés de contactarlos.

Adecuarse a las preferencias de los futuros clientes cada día más internautas y consumidores en redes sociales es una tarea que tendrán que colocar como prioridad para alcanzar a esos clientes potenciales, por lo que ya no bastará la clásica tarjeta de presentación, el folleto publicitario o las páginas amarillas, pero.

Aún falta mucha tela por cortar y puntadas que dar, y afortunadamente El Baúl ha encontrado esas alianzas positivas para el beneficio de toda su comunidad.