¿Qué buscas?

11 febrero 2009

Cómo elaborar las Presillas con Hilo

febrero 11, 2009 1 Comments

1) Introduzca la aguja con dos hebras de hilo en la orilla de la tela. Ejecute dos puntos de base según el largo deseado para la presilla. Estas serán las bases sobre las cuales se trabajan los puntos de festón.


2) Trabaje el punto de festón pasando el ojo de la aguja por debajo de los puntos de base y a través de la lazada.


3) Saque la aguja a través de la lazada, tirando de la lazada hasta apretarlas a los puntos de base. Trabaje el punto de festón a todo lo largo de los puntos de base.


4) Asegure la puntada con dos puntos atrás pequeños. Recorte los hilos.

10 febrero 2009

Broches

febrero 10, 2009 0 Comments
Los broches se consiguen en su forma regular, con orificios de costura, remachados y en cinta.
Los broches con orificios son adecuados para las zonas de poca presión, como el escote o la cintura, para sostener la orilla de la vista plana cuando se utilizan botones, en la cintura de las blusas, o en el extremo puntiagudo de una pretina abrochada con corchete y presilla. Estos cierres están formados por dos partes: un macho y una hembra. Elija un tamaño lo suficientemente fuerte para ser seguro pero no muy grueso para la tela.

09 febrero 2009

Cómo Pegar Corchetes y Presillas a la Pretina

febrero 09, 2009 0 Comments
El corchete y la presilla redonda se utilizan en las pretinas que no se solapan. Sitúe el corchete igual que el corchete resistente. Hilvane a través de ambos orificios y en el extremo del corchete. Sitúe la presilla de manera que sobrepase ligeramente la orilla interna de la tela (Las orillas de las prendas deben quedar una junto a la otra). Hilvane en su lugar.

1) Sitúe el corchete resistente por debajo de la parte superior de la pretina, unos 3 mm (1/8”) más atrás de la orilla. Hilvane el corchete en su lugar con tres o cuatro puntadas a través de cada orificio. No pespuntee a través del derecho de la prenda.


2) Solape el lado del corchete sobre la parte inferior de la pretina para marcar la posición de la presilla. Introduzca los alfileres rectos a través de los orificios para marcar la posición. Hilvane en su lugar con tres o cuatro puntadas en cada orificio.


El corchete y la presilla redonda se utilizan en las pretinas que no se solapan. Sitúe el corchete igual que el corchete resistente. Hilvane a través de ambos orificios y en el extremo del corchete. Sitúe la presilla de manera que sobrepase ligeramente la orilla interna de la tela (Las orillas de las prendas deben quedar una junto a la otra). Hilvane en su lugar.

08 febrero 2009

Cierres

febrero 08, 2009 1 Comments
Los cierres con cremallera, botones, broches, los corchetes y presillas generalmente se diseñan para que pasen lo más desapercibido posible; sin embargo, algunas veces se utilizan como detalles decorativos. Un botón elegante, un cierre con cremallera con separadores a color o un broche remachado tipo perla pueden ser sin lugar a dudas una innovación en la moda.
Elija el cierre de acuerdo con el modelo de la prenda y la presión a la que estará sometido en la abertura. Por ejemplo, un corchete y presilla resistente soportará mejor la presión de la pretina de unos pantalones que un corchete y presilla corriente.
En vista de que los cierres están bajo presión, es importante reforzar la zona de la prenda donde se han de colocar. Los márgenes de costura o las vistas ofrecen un refuerzo ligero. Otras zonas de cierres deben reforzarse con entretela. Para coser botones, broches, corchetes y presillas utilice hilo de uso corriente y agujas finas y de bordar. Para las telas gruesas o los cierres sometidos a una presión considerable, utilice hilo resistente y torzal o cordoncillo de ojal.

Corchetes y Presillas

Los corchetes y presillas son cierres fuertes que se consiguen en diferentes modelos. Los corchetes y presillas de uso general se consiguen en los tamaños O (fino) a 3 (grueso) acabados en negro o niquelados. Tienen presillas rectas o redondas. Las presillas rectas se utilizan cuando se solapan las orillas de la prenda, como en la pretina.

Las presillas redondas se utilizan cuando se encuentran dos orillas, como en el escote, encima de un cierre con cremallera centrado. Las lazadas de hilo se pueden emplear en vez de las presillas metálicas redondas en telas delicadas o en aquellos sitios en que las presillas metálicas serían muy evidentes.

Las presillas de botones y las presillas de cinturones se ejecutan con la misma técnica, partiendo de puntos de base más largos. Los corchetes y presillas resistentes son más fuertes que los corchetes y presillas regulares ya que soportan mayor presión. Se consiguen acabados en negro o niquelados, y se emplean sólo en zonas solapadas. Los corchetes y presillas grandes, planos y forrados se consiguen. para abrigos y chaquetas. Son lo suficientemente atractivos para ser visibles y lo suficientemente fuertes para sostener la tela gruesa.