28 marzo 2010

Tejidos elásticos, reconocerlo y calcular elongación

Los tejidos elásticos son los más apropiados para confeccionar prendas destinadas a facilitar la movilidad, como son entre otras casi todas las de deportes y las de bebés y niños. Debido precisamente a su elasticidad, estas prendas no llevan pinzas, ni pliegues, ni frunces, de ahí que su confección sea «coser y cantar»

Los tejidos elásticos se clasifican en el amplio grupo de los tejidos de punto, en el que se incluyen también otros tipos que no pueden considerarse elásticos. Un paño de mallas entrelazadas, como es uno de punto, por su propia naturaleza es menos rígido y cede más que cualquier otro confeccionado en telar, y además tiene una caída más vaporosa en las prendas con vuelo. Los materiales elásticos como los puntos de felpa y terciopelo, ceden en todas las direcciones y recuperan siempre su forma original porque van tricotados con hilatura elastométricas.

Ventajas de los tejidos elásticos
Su facilidad a adaptación hace que sean tejidos sumamente cómodos, y como no restringen la libertad de movimientos resultan ideales para bebés, niños y las prendas deportivas en general. Por otra parte, una vez que se conocen las técnicas son sencillísirnos de coser. Las pinzas, las tablas y los frunces son innecesarios y los forros rara vez se utilizan, pues se trata de materiales que recuperan muy bien la forma. Los bordes de cuellos y bajos suelen ir ribeteados, y las hechuras son, en la mayoría de los casos, de líneas muy sencillas.

Modo de reconocer los tejidos elásticos
Los más conocidos son la felpa y el terciopelo de punto. La felpa de punto presenta un acabado liso por el revés en el que se distinguen perfectamente las mallas, y bucles sueltos por el derecho; el terciopelo tiene una superficie pilosa y esponjosa, formada por bucles cortados. Ambas telas se venden en una amplia gama de colores y dibujos, así como son distintas combinaciones de fibras naturales y sintéticas que afectan a su grado de elasticidad. El empleo de porcentajes variables de fibras sintéticas se hace también por motivos prácticos, pues resulta muy conveniente para aplicaciones tales como prendas de baño y de deportes, que precisan materiales con un elevado grado de absorbencia.

También existen en el comercio tejidos elásticos fabricados enteramente a partir de fibras artificiales, como el nylon y la Lycra, con acabados mates o brillantes corno los que se emplean para los maillots por ejemplo, y las telas de fantasía para ropa de fiesta, que suelen incluir hilaturas metálicas.

Elección del tejido apropiado según el patrón


Cerciórese de emplear el tejido elástico que mejor convenga al tipo de hechura que quiera usar. Los patrones en los que se especifica «sólo para tejidos elásticos» están diseñados para ser usados en combinación con tejidos muy flexibles, como la felpa y el terciopelo de punto; no incluyen margen adicional para holgura de movimientos y son de dimensiones inferiores a las de los patrones que indican «sólo para tejidos de punto», que incluyen una cierta holgura. No obstante, incluso las telas que más se estiran poseen un grado de elasticidad variable. La mayoría de las firmas que comercializan los patrones imprimen en el dorso de los sobres una regleta calibrada que se emplea para calcular el grado de elasticidad de la tela, por si resultara inadecuada para el patrón en cuestión. Si lo prefiere, utilice la regleta impresa en esta página.
  1. Sostenga la tela contra la regleta, haciendo coincidir su extremo izquierdo con el extremo izquierdo de ésta.
  2. Estire una porción de la tela de 10 cm a lo largo de la regleta y compruebe hasta dónde se puede estirar sin deformarse. El grado de elasticidad de la tela, reducida, media o elevada, está indicado en la regleta. Después de estirarla, la tela debe recuperar sus dimensiones originales; de lo contrario no conviene comprarla, pues la prenda acabaría deformándose. Es aconsejable atenerse a los tejidos cuya elección se recomienda las instrucciones del patrón.
IMPORTANTE: Ya que generalmente los tejidos elásticos suelen estar algo dados de sí mientras permanecen en el rollo en la tienda, antes de cortar la tela se recomienda dejarla extendida sobre una mesa durante 24 horas. En el caso de que el material adquirido contenga un alto porcentaje de algodón, déjelo en remojo para preencogerlo antes de cortarlo.