28 octubre 2011

Corte, costura y recomendaciones sobre telas elásticas

La ventaja de los tejidos elásticos es que ofrecen facilidad de adaptación haciendo la prenda más cómoda permitiendo la libertad de movimientos. Para la confección con este tipo de telas no hace falta pinzas, tabla o frunces; los cantos de cuellos y bajos por lo general van ribeteados.

Existen en el mercado una variedad de tejidos elásticos que combinan fibras naturales y sintéticas como el modal o jersey de algodón, y los de fibras totalmente sintéticas como la Lycra y el Spandex, estas últimas pueden estirarse hasta cuadriplicar su longitud original.

Telas elásticas y bielásticas, en los siguientes esquemas se muestra cómo estiran las telas elásticas.





Antes de comprar, añada de 5 a 10 cm a la pieza de tela que va comprar, pues las telas permanecen en la tienda algún tiempo enrolladas y es posible que se hayan estirado un poco.

Antes de cortar deje reposar la pieza de tela totalmente desplegada sobre una mesa (no deje que cuelgue) o sobre el piso durante 24 horas para que vuelva a su tensión original. Si la pieza contiene porcentajes de algodón es conveniente que la deje en remojo para preencogerla.

Al momento de cortar mantenga la tela sobre una mesa mientras prende y corta el patrón en ella para evitar que se estire. Si acaso la mesa resultara pequeña para la cantidad de tela, recójala formando pliegues y colóquela sobre una silla justo al lado de la mesa.


Lo ideal para sujetar el patrón en este tipo de telas son los contrapesos, los cuales pueden ser no necesariamente los especiales para modistería, puede utilizar pequeños objetos pesados como tuercas de 1”, trozo de fierros lisos, en fin cualquier objeto pesado de fácil manejo y limpios. La idea es no utilizar los alfileres que resultan un tedio en este tipo de telas. Sin embargo, existen en el mercado alfileres punta redondeada, algo costosos, ideales para los géneros elásticos.

Una de las peculiaridades de estos géneros es que al disponerlos en capas tienden a resbalar entre si, por lo que es aconsejable que al momento de cortar utilice tijeras de hoja larga y aserradas. No obstante, evite cortar dos piezas al mismo tiempo corte primero la que se encuentra justo bajo el patrón y luego la de la capa inferior, con esto evita que la pieza de abajo quede más pequeña que la de arriba. Y en lo posible, no levante ni mueva la pieza de tela mientras corta para evitar que se estire.

Al coser este tipo de tejidos es necesario darle a la costura cierta elasticidad para evitar que se rompa, así que es recomendable hacer pruebas en trozos de tela para obtener la puntada ideal ajustando la tensión de los hilos y largos de puntadas. Puede ver la entrada donde se muestran Puntadas para telas elásticas.



Para obtener los mejores resultados al coser telas elásticas:

Zigzag estrecho y de largo mediano, a medida que cose vaya estirando un poco ambas capas de tela. Antes haga una prueba en un recorte de la misma tela para comprobar si el tejido recupera su forma original después de estirarlo y si la costura no se rompe.

Punto elástico especial actualmente muchos modelos de máquinas de coser domésticas disponen de tipos de puntadas que se asemejan a la overlock.

Pespunte recto: aunque los puntos apropiados son los que se describen anteriormente, si su máquina no realiza dichos pespuntes, haga pespuntes con puntadas más largas de lo habitual estirando la tela a medida que cose. Haga una prueba antes con un trozo de la misma tela.

Si cualquiera de estas costuras se rompe, puede ser que la elasticidad del punto resulta inadecuada para la de la tela, entonces puede probar lo siguiente:

  • Estire más la tela mientras la cose, verificando que recupere su forma original inmediatamente después de soltarla. Modifique el tamaño de las puntadas (haga varias pruebas) 
  • Utilice hilo de poliéster 
  • Verifique la tensión y ajuste únicamente la del hilo superior 

La aguja desplaza los hilos de los tejidos, cuanto más gruesa es la aguja, mayor trabajo de desplazamiento y riesgo de daño del tejido. El fruncido en los géneros a lo largo de las costuras en tejidos de punto muy finos y microfibras muy compactas sucede, en la mayoría de los casos por el desplazamiento de las fibras en el momento que penetra la aguja.

Las agujas ideales son las finas y de punta redondeada o también las recubiertas con teflón, algo difícil de encontrar para máquinas domésticas. A simple vista no se nota la diferencia entre una aguja punta normal y una punta redondeada.

Si bien las grandes marcas de máquinas de coser como Bernina, Paff, Janome, cuentan entre sus accesorios con estas agujas, es muy difícil que los distribuidores traigan los reemplazos, al menos aquí en América Latina, y por cierto en unos países menos que en otros. Tal es caso de Chile, quizás a la poca pasión que existe por la costura de supervivencia, no hay la demanda necesaria del consumidor para que los distribuidores vean la necesidad de traer este tipo de insumos.