¿Qué buscas?

06 abril 2020

Si o no mascarilla cubreboca

Una pandemia es una enfermedad que avanza rápidamente por todo el planeta contagiando y enfermando a la población. Ahora se sabe que el coronavirus Covid-19, causante de la gran pandemia de este siglo 21, tendrá aproximadamente 6 meses de estar activa. A partir de Enero de este año comenzó a propagarse en países asiáticos en Febrero por Europa y Marzo en Latinoamérica (a grandes rasgos)

Siendo un virus de corta data es poco lo que se sabe de él y existen miles de hipótesis sobre ¿cómo fue que se propagó tan rápido? y ¿cómo se sigue extendiendo el contagio? Cualquier informe que sale de las instituciones a cargo tienen letras pequeñas que dicen: "aún se está estudiando" "aún se investiga" "pero podría ser cierto que..."

De otras pandemias que se han vuelto endémicas en países tropicales como el dengue (XV una vez contagiado se obtiene inmunización) y chicunguya (1952 que puede ser mortal si se contagia una segunda vez), por ejemplo, hasta la fecha no existe vacuna alguna sólo tratamiento de los síntomas y prevención erradicando el vector que es el mosquito en ambas.

Tampoco se tiene certeza de que si una vez infectada la persona ésta desarrolle anticuerpos que le den inmunidad. Por lo que en todo el ciclo de vida del virus y el tiempo que durará esta pandemia no sabremos si somos inmunes hasta que volvamos a contagiarnos, así que este año será de total incertidumbre.

La premisa de la Organización Mundial de Salud va dirigida a tres normas que mitigarán el riesgo de contagio: mantener distancia social, lavarse las manos y quedarse en casa.

Quizás quieras saber para qué sirve y como se hace un tapabocas en casa

Pero y como ha quedado demostrado en otros países encerrar a toda la población no ha sido lo más eficaz, pues para poder mantener el orden social es vital permitir la distribución de productos y la prestación de servicios necesarios. Por lo que sí o sí tendrá que haber gente trabajando y sí o sí en algún momento los que estamos en cuarentena voluntaria tendremos que salir a abastecernos de algo para poder seguir alimentándonos o cuidar cualquier otro padecimiento de salud trasladándonos en transporte público o taxis, hacer filas o entrar en recintos pequeños donde será difícil mantener la dista de 1 metro como mínimo entre persona y persona.

Tarde o temprano nos vamos a contagiar eso será inevitable, pero podemos hacerlo de forma progresiva. Si estamos todos juntos al mismo tiempo contagiándonos sin mayores resguardos lo que lograremos es que ese porcentaje de personas que sí o sí se van agravar con la enfermedad sean tantas y al mismo tiempo que en los hospitales tendrán que elegir quién vive y quién muere, y eso es lo triste de esta pandemia.

Por todo lo anterior y con la experiencia de la forma en cómo lo han afrontado los países Asiáticos y Europeos, a los latinoamericanos no nos queda de otra más que informarnos, mantener el cuerpo sano y no escatimar en el aseo personal. 

Quedarse en casa no funciona si estás recibiendo y/o reuniendo a otras personas en ella.
Lavarse la manos no funciona si cuando estuviste fuera tocaste algo contaminado y hurgaste tus ojos, nariz o boca aún cuando uses guantes.
La distancia social no funciona si estás con otras personas en un lugar sin ventilación muy juntas sin barreras antifluidos como mascarillas tapabocas o pantallas plásticas.

De éstas tres recomendaciones la que actualmente está dando más de qué hablar es el uso de la mascarilla entre las recomendaciones del distanciamiento social. En un principio las autoridades pedían que no se usara la mascarilla y ahora esas mismas autoridades piden que te hagas tu propia mascarilla en casa y nos dan ellos mismos las instrucciones de cómo hacerlas.

Lo que yo entiendo sobre que en un principio no recomendaban usarla no era por su dudosa eficacia o que por usarlas nos íbamos a enfermar de otra cosa  sino tratar de evitar que la población se lanzara en masa a las farmacias a gastarse las existencias de las mascarillas clínicas o N95 dejando así en riesgo de desabastecimiento para el personal de salud que es lo que sucede ahora mismo en la mayoría de los países afectados.

Mascarillas y respiradores efectivas o no ante el contagio por covid-19


Si desde comenzó la pandemia hubieren incentivado a la población hacer sus propias mascarillas quizás el cuento sería otro. Ahora los países que las fabrican han dejado de exportar a Latinoamérica, esta pandemia durará todo el 2020 y más, entonces qué harán nuestros médicos, enfermeras, personal paramédico y pacientes para resguardarse.

En conclusión debemos entender que la mascarilla no nos va a proteger de contraer el virus, seguir las medidas en conjunto indicadas por la máxima autoridad sanitaria en donde el uso de la mascarilla implica crear una barrera de contención para la saliva que sale de nuestras bocas cuando hablamos o respiramos y así postergar el contagio será lo que mejor podamos hacer mientras tanto para protegernos, pero lo que sí es seguro es que tarde o temprano nos infectaremos con el coronavirus. 
Desde este Baúl no queda más que recomendar que sigan las instrucciones que las autoridades de cada pueblo, ciudad, país les indiquen pues cada uno tiene sus propias características, costumbres y eso influye en la forma de producirse el contagio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna consulta, sugerencia o un saludo para enviarme, pues hazlo, que con gusto te responderé.
Se agradece no usar insultos, descalificaciones o palabrotas. Gracias