18 junio 2010

Costura de telas al Bies

Con la mayor parte de los patrones las piezas se cortan al hilo de la tela (a lo largo), porque suele “caer” mejor y es más fácil de coser. Son muy pocas las costuras que siguen el hilo de la tela, pues, se introduce la más ligera forma, como por ejemplo en las costuras laterales a la altura de las caderas, éstas se desvían de la citada dirección. De hecho, casi todos los escotes, las sisas, etc. van cortados en curva a fin de adaptarlos mejor a las formas. Sin embargo, la expresión “al bies” hace referencia al verdadero bies de la tela, que es la dirección más elástica del tejido, es decir, la que forma un ángulo de 45º con los orillos. La tela así cortada es más fácil de adaptar a las formas del cuerpo, porque forma pliegues suaves, se adapta mejor a las curvas del canesú y las caderas y permite la confección de ribetes, vivos y volantes.

Modo de determinar el verdadero bies de la tela

Resulta más fácil determinar el bies en un paño entero sin cortar que en un recorte de la tela.

1. Saque un hilo a lo ancho de la tela (trama), junto a un extremo cortado de ésta, para tomarlo como referencia. Tome la esquina de un orillo y doble la tela de modo que éste quede alineado con la línea correspondiente al hilo sacado y, por tanto, perpendicular al otro orillo. El doblez diagonal así obtenido, que forma ángulos de 45º con los orillos, es el verdadero bies de la tela.




2. Cuando tenga que cortar bieses para ribetes, vivos y otros remates a partir de recortes de la tela y sin orillos que le sirvan de guía, proceda como sigue. Enderece los bordes sacando un hilo de la trama y cortando por él. Como los hilos de la urdimbre no siempre salen con facilidad, limítese a cortar a lo largo de uno de ellos siguiendo una línea que forme 90º con la de la trama. Una vez cortada la pieza a lo largo de estos hilos, obtenga el doblez diagonal que señala el bies de la tela como se ha explicado en el paso 1.






La labor con la tela al bies

Si corta al bies tanto el delantero como la espalda de una prenda, debe poner especial cuidado en no dar de sí el tejido al efectuar las costuras en la dirección de la tela que más elasticidad presenta. En cambio, al coser un borde recto a otro cortado al bies, el primero aporta a éste cierta firmeza que facilita considerablemente la costura. Este tipo de costura es muy corriente, pues se suele emplear para unir cinturas curvas a cinturillas o vivos a escotes, así que merece la pena aprender a efectuarla con soltura. El accesorio regular de avance de la máquina impide que las telas resbalen entre sí mientras se unen, pero si no dispone de él, pruebe a recurrir a los métodos que aquí se explican.

Unión de dos bordes al bies

1. Con el derecho de ambas telas en contacto, alinee las líneas de costura. Case los bordes superiores e inferiores y ponga un alfiler a cada extremo de las líneas de costura. Prenda con alfileres en posición perpendicular al orillo cada 12 cm.

2. Prenda el resto de la costura a intervalos regulares (de unos 3 cm) y pase un hilván. Evite hacer toda la operación de prendido empezando en un extremo y siguiendo en dirección hacia el otro. Si corta y prende correctamente, no necesitará cortar la tela en ningún extremo.



3. Cosa también con mucho cuidado para evitar dar de sí las costuras, empleando un hilo algo elástico como los de seda o los sintéticos.



Unión de un borde al bies con otro recto

En el caso de que pretenda unir un borde al bies con otro recto, coloque este último y sujételo firmemente a la vez que permite que la pieza al bies, que es más flexible, pase de modo uniforme a través de la máquina.